Area Administrativa
¿Quién es el cliente de la educación?
 

 

 Según el diccionario de la real academia española, cliente es la persona que utiliza con asiduidad los servicios de un profesional o un establecimiento.
 Ahora bien, ¿ es la asiduidad en la relación del alumno como de sus padres, y por extensión de la sociedad, que los convierte en los clientes de la educación? El alumno es la razón de la existencia de la institución educativa su principio y su fin, el alumno es el cliente de la educación y hacia donde se orientan todos los servicios institucionales. Esto implica una interacción de intereses, el alumno no recibe gratuitamente el servicio educativo, sino que paga por él, ya sea directamente a través del llamado arancel o bien indirectamente a través de los impuestos provinciales.
 Satisfacer necesidades educativas es una responsabilidad del Estado, en cumplimiento de tareas que le son propias. El Estado delega en Instituciones Privadas el acto de prestar el servicio educativo, en algunos casos subvencionando la actividad; es así que aparecen las Instituciones de Educación de Gestión Privada, las que se encuentran controladas por el Estado, tanto en los programas a aplicar, cuanto económicamente. El Estado otorga subvenciones a la Gestión Privada, las mismas están destinadas a solventar los gastos de sueldos, seguridad social y Obra Social de los docentes programáticos, es decir aquellos que se encuentran afectados al dictado de las materias obligatorias para el Estado. Las materias extraprogramáticas y los llamados talleres, NO se encuentran subvencionados, como tampoco los seguros laborales, asistencia médica, seguros de personas, el mantenimiento de inmuebles, luz, teléfono, Internet, honorarios de profesionales de Psicología, Psicopedagogía, Asistentes Sociales, de asesores, sueldos y cargas sociales del personal administrativo, de maestranza, de mantenimiento, impuestos, tasas, alquileres, y en general los costos fijos y variables necesarios para el funcionamiento. Por esta razón, el Estado permite y así lo regula, el establecimiento de aranceles.
 Hasta aquí podemos observar que se trata de una relación contractual, donde por una parte se encuentra el alumno/padres y por la otra el establecimiento educativo, con derechos y obligaciones para ambas partes, por lo tanto con prestaciones recíprocas.
 La materia que el establecimiento ofrece es el servicio educativo, con características propias de cada Institución, abarcativa de todo un proyecto institucional con la finalidad de hacer óptimo el servicio que se le brinda al alumno. Es sumamente importante conocer qué comprende el proyecto educativo que se ofrece y por el cual los padres abonan un arancel, es decir es necesario conocer cuál es el producto por el que se está abonando un precio.

 

Instituto San Juan Bautista
(03461) 430937 De la Nación 573 (2900) San Nicolás de los Arroyos